miércoles, 18 de mayo de 2016

Relaciones personales #reflexiones

Ayer, hablando con mi costi sobre la amistad y la familia, llegamos a la misma conclusión: las relaciones personales son muy complicadas. Antes de que me digáis que no, dejad que me explique.

No todo el mundo tenemos el mismo carácter (menos mal, porque si no sería todo muy aburrido), por lo que es bastante complicado el poder conectar con alguien al cien por cien sin que surja ningún roce o discrepancia. Después están las opiniones de cada uno, que, en muchos casos, pueden acabar en discusiones acaloradas y que no llevan a ningún sitio porque, como he dicho, cada uno tiene su opinión y visión en la vida y no se van a bajar del burro aunque intentes convencerles de que la tuya es mejor. Por otro lado, nuestras prioridades también interfieren; por ejemplo: una persona que trabaja casi diez horas diarias, incluyendo las cinco del sábado, apenas le quedan fuerzas para relacionarse con su pareja como para incluir salidas con sus diversas amistades, las cuales, para más inri, no forman parte del mismo grupo. Así que te las tienes que ingeniar para quedar con todas sin dejar de lado a nadie y dejar parte del escaso tiempo que te queda para ver a tu familia, porque eso es otra: la familia. Que en diversas ocasiones te "indica" que no te ves a menudo y te sientes culpable porque tu tiempo es limitado y no sabes qué elegir primero: ir con los amigos de cañas y tapeo, o pasar un día entero con tu familia, o quedarte tirado en el sofá pensando en que las pelusas no se barren solas, o que tu pareja te reclama para hacer cosas juntos porque entre semana no os veis apenas. Y eso sin tener hijos de por medio, que entonces sí que se pondría difícil el asunto. ¡Ah! Y por si fuera poco, hoy en día están las amistades virtuales, que eso sí que sería para escribir no una, sino varias entradas en el blog. 

¡Uf!



Yo no sé vosotros, pero sigo pensando que las relaciones personales son muy complicadas y hay que aprender a llevarlas de la mejor forma posible sin que nadie se sienta desplazado ni culpable. Pero, ¿sabéis qué? Al mismo tiempo, me encanta que sean complicadas porque así tienes varias visiones de la vida, otras perspectivas que te pueden hacer reflexionar y aprender que, a lo mejor, puedes ponerlas tú en práctica, y que es un placer conocer a personas tan distintas, pero con las que tienes un punto en común, que en definitiva es lo único que queremos todos: pasar un rato divertido juntos y poder desconectar de nuestra rutina. 

Feliz miércoles y felices amistades,





2 comentarios:

  1. Todo es complicado en esta vida pero para eso está la sal, verdad?? Ponle Sal a la Vida jajaja

    ResponderEliminar

Vuestra opinión es importante para mí. Por favor, dejad un comentario. ¡Gracias!